Ligamento Cruzado Posterior o LCP

El ligamento cruzado posterior o LCP se encuentra ubicado desde la cara articular del cóndilo medial hasta la cara posterior de la tibia. Es un ligamento intraarticular y extrasinovial. Su longitud promedio es de 38 mm y su ancho de 13 mm, es mucho más ancho y rígido que el LCA. Se pueden definir 2 bandas del LCP. La antero-lateral, que incluye los 2/3 del ligamento en su parte media y resiste la traslación anterior a partir de los 40° de flexión. Y la banda postero-medial, que es de menor volumen la cual resiste la traslación posterior en extensión y flexión extrema. Las dos bandas se elongan entre los 90-120° de flexión y desde aquí comienzan a acortarse. Sabiendo la ubicación podemos deducir que, la función del ligamento cruzado posterior es evitar la traslación posterior de la tibia sobre el fémur y dar estabilidad en la rotación externa de la tibia, también ante esfuerzos en varo y valgo.



Lesión del Ligamento Cruzado Posterior LCP

Una lesión del LCP se da por un traumatismo que lleva una fuerza importante, como una caída con la rodilla flexionada, una hiperextensión o hiperflexión.

Exploración Clínica

Las pruebas para emitir un diagnóstico preciso deben ser realizadas por un profesional de la salud capacitado o fisioterapeuta, generalmente se puede realizar la prueba del cajón posterior y también se puede utilizar -el signo de la caída hacia atrás-. Este consiste en comparar el tubérculo tibial de ambas rodillas, para lo cual el paciente debe estar boca arriba con las rodillas flexionadas al mismo nivel en un ángulo de 90°. Lo normal es que desde una vista lateral se vean paralelos, pero si por el contrario hay uno que se ve desplazado hacia atrás respecto al otro podría indicar una lesión del LCP.  Además de esto si el médico tratante lo considera necesario de acuerdo a la exploración clínica, podría incluir pruebas complementarias para descartar lesiones de otras estructuras circundantes.

Síntomas de la Lesión del Ligamento Cruzado Posterior (LCP)

No hay inflamación importante ni crujido, al contrario de lo que se presenta en una lesión de LCA, pueden presentan dolor, rigidez, hematoma o “morado” e inestabilidad. Las lesiones crónicas causan dolor, pero poco o nada de inestabilidad.

Tratamiento del Ligamento Cruzado Posterior Fisioterapia

La mayoría de lesiones aisladas de LCP solo requieren un tratamiento conservador que incluya principalmente fortalecimiento del cuádriceps. Además, aplicación de frío si existe inflamación y en los primeros días una disminución del soporte de carga para después aumentar progresivamente. Si es una lesión grado 3 la cual es la más grave, podría ser útil el uso temporal de una férula.  

Cirugía del Ligamento Cruzado Posterior

Este tipo de lesiones no requiere cirugía como con la lesión del LCA, a no ser que haya lesión de otros ligamentos, una fractura tibial por avulsión o una laxitud importante.  Generalmente el paciente puede volver a la normalidad en unas 6 a 8 semanas tras la lesión o más dependiendo del caso. El paciente debe tener una adecuada rehabilitación ya que a largo plazo esta lesión puede provocar daños en el cartílago.

Pruebas complementarias

RX: Podría ser necesaria para hallar fracturas

IRM: Es la prueba más utilizada.

¡Recuerda que puedo ser tu Fisioterapeuta!

Si un médico o especialista te ha diagnosticado con la lesión de ligamento cruzado posterior, puedes escribirme al whatsapp dando clic en el botón de la parte inferior derecha para solicitar un plan de terapias de fisioterapia. También puedes escribirme al correo electrónico llenando el formulario que encuentras en mi pagina de inicio.

×