Tendinitis

¿Qué es un Tendón?

El tendón es una estructura de tejido en el que se encuentra el colágeno, principalmente tipo I en un 65 a 80%; y la elastina, en 1% a 2%. Por esto es de textura fibroelástica lo cual le deja resistir cargas mecánicas. El tendón está interpuesto entre músculo y hueso, cada músculo tiene dos tendones uno distal y otro proximal.  El punto de unión entre músculo y tendón es llamado unión miotendinosa y entre Hueso-Tendón unión osteotendinosa. Los tendones pueden variar su forma en la que se unen al hueso, cambiar su composición y propiedades en un proceso llamado adaptación mecánica. Por ejemplo, aquellos tendones que realizan cargas fuertes como el cuádriceps son cortos y anchos a diferencia de los tendones de los dedos que son largos y delgados.



Tendinopatía

La tendinopatía es un concepto que engloba la tendinitis como la tendinosis. Es por esto que queremos recalcar la diferencia entre ellas dos. La tendinitis, es una lesión del tendón que se acompaña de una respuesta inflamatoria que se da en las fases agudas. Y la tendinosis, es un proceso degenerativo en el cual se ven cambios en la estructura del tendón. Básicamente las dos se refieren a lo mismo, pero en la tendinitis hay inflamación y en la tendinosis ya hay un proceso degenerativo.

¿Qué es Tendinitis?

La tendinitis es un proceso inflamatorio en su primera fase que puede ir progresando a degenerativo por una mala cicatrización de una lesión previa. Esto puede provocar una desorganización de las fibras de colágeno, lo que se denomina tendinosis o tendinopatía crónica. Las causas de una tendinitis se dan por movimientos repetitivos, sobrecarga, por un trauma directo o una patología de base como la artritis. También, las personas de edad avanzada tienen mayor factor de riesgo debido a que han perdido la elasticidad del tendón, lo que podría llevar a un proceso degenerativo.

Tendinitis en general: localizada en el cuerpo del tendón

Entesitis: localizada en la zona de inserción del tendón

Miotendinitis: localizada en la unión músculo-tendinosa

Tenosinovitis: localizada en la vaina sinovial del tendón

Generalmente a la patología de los tendones se le llama “tendinitis”, esto supone una inflamación por su terminación “itis”. Sin embargo, muchos estudios histopatológicos demuestran que no existe una inflamación como tal. Sino que, por un sobreuso, se produce un deterioro de los tendones que se representa en: una estructura de colágeno desorganizada, aumento de sustancia fundamental o matriz extracelular y un mayor número de fibroblastos. Por lo cual, el tendón no es capaz de soportar una carga de tracción, compresión o fricción repetidamente.  A pesar de esto, podría darse una inflamación, pero en el paratendón que es el revestimiento exterior del tendón, lo cual se le da el término de “paratendinitis”.

Existen diferentes tipos de tendinopatía ó tres etapas:  

Tendinopatía reactiva

Aquí se da una respuesta proliferativa no inflamatoria en la célula y matriz, estos cambios iniciales en la sustancia fundamental ocurren porque la adaptación rápida es necesaria hasta que se produzca un cambio a largo plazo en la estructura. Esta se produce en pocos días sobre todo en deportistas jóvenes ya sea por un aumento de la carga de entrenamiento, por empezar a hacer deporte después de un largo periodo de inactividad o por un golpe directo. El resultado, es un engrosamiento de una porción del tendón que reduce el estrés o permite la adaptación a la compresión aumentando la rigidez. Generalmente se disminuye el dolor con reposo; además de disminuir la carga del tendón, modificar la intensidad, duración, frecuencia y tipo de carga; los analgésicos también ayudan.

Deterioro del tendón

Es un intento de curación del tendón, presentando mayores cambios en la descomposición de la matriz en comparación con la tendinopatía reactiva. En este caso se presenta un aumento marcado en la producción de proteínas, lo que resulta en la separación del colágeno y desorganización de la matriz. Además, también se puede apreciar un mayor número de vasos y en una IRM se puede ver el tendón hinchado.  Esto puede aparecer a diferentes edades, podría ser reversible aún con el manejo de cargas y ejercicio excéntrico para estimular la estructura de la matriz. La cirugía podría considerar si el tratamiento conservador falla. Otras opciones demostradas que ayudan es la inyección de plasma que induce a cambios positivos en la matriz, la escleroterapia también ha demostrado mejorar la estructura del tendón.

La Tendinopatía degenerativa

Esto quiere decir que lleva un periodo prolongado de tiempo, lo cual representa un tendón más comprometido. Aquí se pueden ver áreas de a celularidad, productos de descomposición de la matriz y poco colágeno. Se presenta generalmente en personas mayores, pero también en atletas con una sobrecarga de tendón crónica.  La curación en esta etapa es reducida ya que la matriz está muy comprometida y los cambios vasculares pueden ser extensos. Una IRM puede mostrar un aumento del tamaño del tendón, si ya estando en esta etapa el tendón sigue bajo una carga alta, puede romperse.

Tipos de Tendones y Sus Tipos de Tendinitis:

tendinitis de la mano

Los Tendones del hombro y la Tendinitis del Manguito Rotador:  

Los tendones del brazo o específicamente del manguito rotador son cuatro; el supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y el tendón subescapular. El que más se lesiona es el tendón supraespinoso, que se ve afectado al realizar movimientos repetitivos por encima de la cabeza donde el tendón infraespinoso y redondo menor no trabajan, lo que conllevan a una sobrecarga del tendón. Además, puede producir pinzamiento a causa de la tuberosidad mayor del húmero (donde se inserta el supraespinoso) con el acromion, lo que genera inicialmente una inflamación y luego un proceso degenerativo que podría  llegar a una ruptura.

¿Qué siente la persona? El paciente presentará dolor en el tercio proximal del húmero más no específicamente en el hombro. El dolor será progresivo y empezará a limitar movimientos en actividades de la vida diaria como peinarse, cepillarse los dientes y hasta interrumpir el sueño.

El Tendón Bicipital

El bíceps se divide en la porción corta y larga. La larga da una estabilidad a la parte anterior del hombro. Y en conjunto, las dos porciones permiten el movimiento de flexión, supinación del codo y flexión del hombro. La tendinitis del bíceps se da generalmente secundaria a una Tendinitis o debilidad del manguito rotador, ya que como el bíceps hace parte también del hombro, empieza a suplir funciones para estabilizarlo, lo que genera sobrecarga y por consiguiente inflamación.  El dolor se dará en la parte anterior del hombro y se incrementa al intentar elevar el brazo o dormir hacia el lado lesionado.

Los Tendones del Codo

En el codo generalmente se da la epitrocleitis y epicondilitis que son la inflamación o tendinitis de los tendones de los músculos flexores, extensores del antebrazo y la muñeca que se insertan en el codo. Estos se afectan por movimientos repetitivos que generan sobrecarga y por lo tanto inflamación.

Los Tendones de la Mano

En la mano la tendinitis más frecuente es la Tendinitis de Quervain, que consiste en la inflamación de la vaina que rodea el extensor corto y el abductor largo del pulgar. Específicamente el dolor se centra en la estiloides radial, una prominencia ósea pequeña que se ubica hacia abajo del dedo pulgar (dedo gordo). Esta se da por movimientos repetitivos del pulgar o de la muñeca para hacer desviaciones, generalmente ocasionadas por el uso constante del mouse y del teclado del computador.

Los Tendones de la Cadera

En la cadera se presenta la tendinitis glútea que se da por movimientos repetitivos realizados de manera incorrecta. Por ejemplo, en un deporte como el ciclismo o en corredores, el dolor se da en la zona lateral a nivel del trocánter mayor del fémur.

También, se puede presentar una Tendinitis en el músculo psoas. El psoas, que se origina en las cinco vértebras lumbares y pasa por la pelvis hasta insertarse en el trocánter menor del femur, tiene la función de flexionar la cadera. Lo que quiere decir que una carga excesiva en este músculo puede conllevar a una tendinitis. ¿Por qué existe una carga excesiva? En la rama del pubis por donde pasa el psoas, existe una bursa que es la que evita el roce del músculo con el hueso que en muchas ocasiones se inflama provocando dolor. Esto se puede generar al tener la pelvis en retroversion (cola hacia adentro) lo que genera más roce en la bursa. Asimismo, un acortamiento del psoas provoca un aumento de la lordosis lumbar lo que se traduce en una desventaja mecánica y por lo tanto provoca la tendinitis. La persona que presenta la tendinitis del psoas puede sentir dolor en la zona inguinal que puede irradiarse a la zona abdominal, lumbar y la rodilla. 

Por otro lado, la sínfisis púbica es un punto de convergencia para los músculos isquiotibiales, flexores, aductores de cadera y abdominales. La tracción a diferentes direcciones de estos sobre la sínfisis púbica puede generar cambios en los tendones de los músculos, que se da más que todo por microtraumatismos debido a gestos deportivos cómo saltos, patadas y carrera.  Por lo general, esto se da en los jugadores de fútbol, aunque no son los únicos, también se da en mujeres embarazadas que debido a la laxitud de los ligamentos genera una hipermovilidad pélvica. De igual forma, se puede presentar en patologías del tracto genitourinario o por traumas. Por lo general, el desequilibrio entre los aductores e isquiotibiales acompañado de unos abdominales débiles conducen a un cizallamiento de la sínfisis púbica, provocando la llamada pubalgia.  Los síntomas son: dolor al realizar actividad física; dolor difuso que se ubica en la zona abdominal, inguinal y suprapúbica; muslo y músculos aductores. Es posible que se presente dolor a la palpación, limitación de la movilidad y una marcha antiálgica.

Los Tendones de la Rodilla

La tendinitis rotuliana proximal también conocida como la rodilla de saltador, se presenta en deportistas en el cual su gesto deportivo incluye saltos de manera repetitiva como en los jugadores de voleibol o baloncesto. Pero también se puede dar en personas con poca actividad deportiva, las cuales tienen factores predisponentes que favorecen la lesión, como puede ser un mal apoyo del pie. Inicialmente la persona presenta una Tendinitis con síntomas como dolor por debajo de la rótula e inflamación, pero al no mantener un reposo, la lesión aumenta produciendo una degeneración del tejido, lo que termina en una tendinosis que puede durar meses o años en sanar. Esto deja como resultado una debilidad en la musculatura de la rodilla, produce dolor y dificulta extender y flexionar por completo la pierna.

Los Tendones de la Pierna

Entre los tendones de la pierna encontramos los tendones de la pata de ganso, conformado por tres músculos: el sartorio, recto interno o gracilis y semitendinoso. Los cuales su inserción se encuentra en la región antero medial proximal de la tibia que es donde se produce esta Tendinitis causada por sobre entrenamiento, mal gesto de carrera, valgo de rodilla, inestabilidad pélvica, por no estirar después de entrenar, calzado inapropiado o un traumatismo. Por todo lo anterior, se produce una inflamación, dolor en la cara interna de la rodilla, dolor al estirar los  tendones de la corva o al contraer los isquiotibiales (músculos localizados atrás de la pierna).Es probable que esta tendinitis pueda ir acompañada de una bursitis.

Los Tendones del Tobillo

El tendón de Aquiles, que es el tendón más grueso del cuerpo humano, se inserta en el hueso calcaneo y resulta de la unión de los músculos gemelo y soleo. Su función es realizar la flexión plantar (llevar la punta del pie hacia abajo) y ayudar a la inversión del pie (punta del pie hacia adentro). La Tendinitis de Aquiles o tendinosis de Aquiles se da sobre todo en corredores, causada por microtraumatismos al pegar el talón en el suelo. Aunque también se puede presentar por traumatismos, procesos inflamatorios sistémicos, infecciosos o metabólicos en personas sedentarias. Aparte de esto, es posible una peritendinitis o inflamación en los tejidos cercanos a la inserción del tendón; y también bursitis, que es la inflamación de las bursas que son las que permiten el deslizamiento del tendón. En las Tendinitis agudas la persona presenta dolor al caminar y al tocar el tendón. Al igual, éste se puede sentir más grueso y posiblemente enrojecido y caliente. En las mañanas el dolor tiende a ser más fuerte y presentar limitación para la movilidad e incapacidad para ponerse en punta de pies.

Los Tendones de los Pies

El pie presenta nueve tendones extensores, para el #1 (Dedo Gordo) hay dos tendones independientes, el extensor largo y corto. Los dedos #2 al #5 comparten desde la raíz los tendones, de allí se desprenden un extensor largo y uno corto para cada uno de los dedos #2 al #4 y un tendón largo para el #5.  En estos se puede presentar la Tendinitis de los extensores, que es la inflamación o tendinosis de uno o más de estos tendones. Una de las causas de esta tendinitis puede ser usar calzado apretado, un traumatismo directo, sobreuso o entrenamiento excesivo, correr en terreno pendiente o por un sobreestiramiento. Los síntomas pueden ser, dolor en la zona dorsal del pie (empeine), dolor al estirar los tendones y tumefacción.

Tendinitis Síntomas

El síntoma más común en las tendinitis es el dolor tanto a la palpación como en la movilidad. Esta patología además de producir dolor, genera una limitación en los movimientos de la zona particular donde se presente. 

  • Dolor gradual localizado e inducido por la carga
  • El dolor puede reducirse o desaparecer al realizar actividad física y volver tras la actividad inicialmente, cuando ya es más avanzado duele al realizar ejercicio y después de éste.
  • Dolor a la palpación
  • Inflamación
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio
  • Reducción de la función
  • Rigidez que se alivia tras unos minutos

¿Quiénes sufren de tendinitis?

Los deportistas, pero también aquellas personas que realizan trabajos repetitivos como oficinistas, operarios de maquinaría, amas de casa y aquellas personas que tengan un estilo de vida sedentaria.

Diagnóstico

Una exploración física, ver la biomecánica y conocer los antecedentes de las personas son factores importantes para un buen diagnóstico. También se pueden realizar pruebas complementarias tales como:

RX: para descartar calcificaciones, tumores óseos o factores predisponentes de tendinopatía.

Ecografías:  Es la que muestra mejores imágenes sobre las fibras de colágeno y los nuevos vasos alrededor del tendón.

IRM: es menos utilizada en este tipo de patologías, pero es apropiada para hacer diagnósticos diferenciales.

Tendinitis Tratamiento

Se debe mantener reposo o evitar el movimiento repetitivo que haya podido generar la lesión. En algunas ocasiones se recomienda el uso de aparatos ortopédicos para inmovilizar la zona ya que esto garantiza el reposo de la articulación.

Para saber cómo curar la tendinitis debes tener en cuenta el reposo y evitar los movimientos que generen el dolor. De igual forma, no es aconsejable mantener un reposo absoluto prolongado, después de unos días debes mover suavemente tus articulaciones para evitar la rigidez.  Es probable que el médico familiar o general te recete medicamentos para el dolor y te envíe al fisioterapeuta.

Tratamiento conservador

Crioterapia: su principal beneficio es la analgesia.

Terapia manual: el masaje Cyriax y la movilización de tejidos blandos para estimular que la sangre se desplace al lugar de la lesión y de esta forma ayudar en la curación del tendón.

Ejercicio excéntrico: El ejercicio excéntrico ha demostrado que aumenta la producción de colágeno en el tendón anormal, disminuye los vasos, mejora la estructura del tendón a corto y a largo plazo. Esto conlleva a un alivio del dolor en las primeras 4 a 6 semanas. Los ejercicios suelen ser dolorosos, pero es normal, se deben hacer muchas repeticiones todos los días durante un minimo de 3 meses. Los tendones responden lentamente en cuanto para mejorar el dolor como para la capacidad de carga.

Ejercicio isométrico: estos ejercicios pueden reducir el dolor,

Tendinitis Rehabilitación

La fisioterapia para tendinitis ó terapia tendinitis consiste en reducir el dolor y la inflamación, mejorar la movilidad y la fuerza muscular.  Para esto se aplicará diferentes medios físicos con el objetivo de disminuir el dolor y la inflamación. Los ejercicios para la tendinitis se basan en recobrar la flexibilidad y mejorar la fuerza muscular (después de haber reducido el dolor) para prevenir la recurrencia de la lesión.

Tratamiento quirúrgico

Esta opción sería la última siempre y cuando el tratamiento conservador no haya tenido efecto durante unos 3 a 6 meses. El objetivo de la cirugía es extraer adherencias fibróticas, eliminar nódulos para favorecer la reparación del tendón. También se ha incluido la artroscopia que en menos ivasiba y permite una vuelta al deporte más rápida.

Tratamiento farmacológico

Los medicamentos que suministran son analgésicos y antiinflamatorios, aunque no exista una inflamación en las tendinopatías. Estos medicamentos pueden aliviar el dolor, pero no solucionan el problema, esto hace que la persona siga realizando sus actividades, pero la lesión sigue y posiblemente empeore. En el caso de las infiltraciones con corticoesteroides puede ser perjudicial en algunos casos ya que se puede inducir a una ruptura del tendón.



×